Posteado por: Fabricante de mentiras | 1 junio, 2011

Allá

Va el chuequito cruzando la calle

abarrotada de transeúntes y automóviles.

Le cuesta llegar hasta la otra acera,

sus pasos torcidos

la petaca en bolsa de nylon

que usa como combustible.

Luego de diez minutos

bocinazos y puteadas

logra cruzar la calle.

EL combustible se acabó

el chuequito festeja su pequeño triunfo personal.

Todo sudado, se quita el saco

marrón gastado, y pasa un pañuelo en la frente gastada.

Apenas levanta la vista para constatar

el chuequito se equivocó de dirección

la cita era la cuadra pasada.

Se apoya sobre sus rodillas

con determinación

—y dificultad—

entra al super de los chinos.

Necesita combustible para volver.

Anuncios

Responses

  1. Estas observando mucho la realidad urbana. Bs As nos traga

    Me gusta


Insulte tranquilo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: