Posteado por: Fabricante de mentiras | 12 septiembre, 2015

Resignación

Una vez
que la dimos por muerta
relajamos los hombros
suspiramos
creímos que iba a ser todo más fácil.

Luego supimos
que sin metáfora
debíamos defender las palabras
con nuestro propio cuerpo.

Entonces también dejamos
las palabras.

Todo fue carne.

¿Y ahora?
¿dónde cabe tanta hipocresía?

Los días se ciernen
sobre las ilusiones
que construimos
y volvemos al principio:
relajamos los hombros
(
pero ahora)
de pura resignación.

Anuncios

Insulte tranquilo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: